Agua Segura

Una zambullida en el problema del agua

Hay muchas cosas que son tan vitales y cotidianas que las terminamos dando por sentado. El agua es una de ellas. Aún en condiciones como las de Venezuela, donde hay graves fallas en la distribución del agua, se sigue pensando que es siempre una bendición y nunca un problema. Lamentablemente, en el medio de una Emergencia Humanitaria Compleja[1], el agua sí es un problema.

Y el único problema no es sólo la distribución -82% de la población no tiene suministro de agua de manera continua[2]-, sino también su calidad. El proyecto Agua Segura ha comenzado su implementación diagnosticando la magnitud del problema de la calidad del agua en cuatro sectores vulnerables del país. Los hallazgos han sido estremecedores:

  • 37% de las personas tenían síntomas de enfermedades transmitidas por el agua para el momento en que fueron encuestados.  
  • 45% de las personas habían tenido síntomas de enfermedades transmitidas por el agua en los seis meses previos a la aplicación de la encuesta.
  • 42% de las personas a las que se les indicó algún examen clínico presentaban infección por algún tipo de patógeno presente en el agua

Estas cifras resaltan el riesgo a la salud al que están expuestos los venezolanos en situación de vulnerabilidad. De allí la importancia del trabajo que Agua Segura realiza en las comunidades: Diagnosticar su realidad para instalar una unidad de potabilización de agua de propiedad comunitaria que garantice acceso a agua de calidad. En palabras de Amelia Flores, coordinadora del comedor popular que opera en las instalaciones de la Vicaría de El Carmen en el sector La Vega de Caracas, el proyecto les da “una muy buena ayuda ya que el agua que reciben no es de buena calidad y los niños que atienden pueden pasar varios meses sin recibir agua ni siquiera para su higiene. El agua que nos llega no es para nada buena”.


Amelia Flores, coordinadora del comedor de la Vicaría de El Carmen en La Vega, Caracas.

La Hermana Teresa Velásquez, Carmelita Misionera Teresiana, quien se desempeña como vicaria de El Carmen también afirma que “el agua llega sucia a la comunidad y muchas familias no tienen los recursos para comprarla embotellada. La llegada del proyecto Agua Segura fue una gracia de Dios”.

Con estas cifras y testimonios, los ingenieros del proyecto han desarrollado unidades de purificación de agua adaptadas a las necesidades de cada comunidad y para el momento de la redacción de este artículo se están haciendo las gestiones para iniciar su instalación y dejar en el pasado al enemigo visible e ignorado que es el agua contaminada.


[1] United Nations Population Fund. (2019). Venezuela Humanitarian Emergency. Disponible en: https://www.unfpa.org/data/emergencies/venezuela-humanitarian-emergency

[2] Crónica Uno. (2020). La Venezuela sin agua potable es tierra fértil para el COVID-19. Disponible en: https://cronica.uno/la-venezuela-sin-agua-potable-es-tierra-fertil-para-covid-19/

Related Posts

One thought on “Una zambullida en el problema del agua

  1. Tania dice:

    Hola, estoy a la orden con Ud. en ese Proyecto en el cual decidi apoyarles….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *